contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 22 de enero de 2007

Narcotr?fico: una historia de vidas cortas

ARGENPRESS.info

El periodista Ram?n Mart?nez revela la ?ntima relaci?n entre Estados Unidos y la droga. Descubre las pol?ticas p?blicas esgrimidas por Alvaro Uribe V?lez para incrementar la producci?n de coca?na y explica c?mo el t?o Sam juega al gato y al rat?n con el problema del narcotr?fico para implantar un modelo de dominaci?n cultural en Am?rica Latina. Una historia de 'mulas, sicarios y capos mafia' que sataniza formas culturales propias para detener sus procesos revolucionarios.
Por: Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info), 21/01/2007


El narcotr?fico es hoy uno de los grandes negocios del mundo. Las cifras que mueve son realmente incre?bles, tan altas como las de la industria del petr?leo o m?s altas que las de la inform?tica. Pero no es s?lo un redituable negocio; es tambi?n -y quiz? m?s a?n- un mecanismo de control pol?tico-social. Por eso quien lleva la voz cantante en este campo es el conglomerado de poder financiero-pol?tico-medi?tico-militar de la gran potencia imperial que en estos momentos se erige como centro hegem?nico mundial: Estados Unidos.

Marcelo Colussi entrevist? para ARGENPRESSS a Ram?n Mart?nez, periodista colombiano radicado en Caracas, Venezuela, amplio conocedor del tema y coordinador de COLAREBO -Comit? Latinoamericano por la Revoluci?n Bolivariana-. Sus declaraciones sirven para echar luz sobre un tema bastante tab?, harto manipulado por los medios de comunicaci?n, habitualmente enfocado desde estereotipos y prejuicios.
Argenpress: El narcotr?fico, de un modo no muy distinto al llamado ?terrorismo isl?mico?, ha pasado a ser un demonio medi?tico. En Colombia esto ha alcanzado niveles incre?bles; de eso nos habla justamente el proyecto de injerencia de Washington, llamado Plan Colombia, en cuyo nombre se dice perseguir este flagelo.

Argenpress:?C?mo entender todo este fen?meno? ?Qu? hay de cierto, de mito y de manipulaci?n con el tema del narcotr?fico?

Ram?n Mart?nez: Yo empezar?a diciendo que es un tema tab?. Se lo puede enfocar de diferentes maneras. Por lo pronto se ha hecho toda una campa?a, una filmograf?a incluso, sobre los capos del narcotr?fico. En algunos casos a estos capos se los ha llevado a niveles de endiosamiento, de ?salvadores?, como fue lo de Pablo Escobar en Colombia, en Medell?n, que pas? a ser un caso emblem?tico.
Es un tema muy complejo, que tiene muy distintas aristas: es un tema pol?tico, un tema que tiene implicancias en el orden de la seguridad nacional de los Estados, que tiene implicancias en el desarrollo de las sociedades. Es delicado desde el punto de vista pol?tico, militar, y tambi?n es muy preocupante desde el punto de vista social.
Podr?amos encararlo desde cualquiera de estas facetas, pero preferir?a empezar con la ?ptica de la pol?tica de dominaci?n del imperio. Desde este punto de vista, hay que considerarlo desde la perspectiva de una pol?tica de dominaci?n que se da el imperialismo hacia los pa?ses a los que ?l considera su patio trasero. No es nada nuevo decir que Estados Unidos ha jugado ese papel de potencia hegem?nica en el continente buscando tener sojuzgados a los pueblos de la zona. Y los sojuzg? a trav?s de distintos mecanismos: econ?micos, pol?ticos, militares, culturales.
Entre otros de esos mecanismos podemos mencionar el ALCA, el Fondo Monetario Internacional, la doctrina de seguridad nacional, la Escuela de las Am?ricas, el plan C?ndor aplicado a todo el cono sur. En fin: diversas maneras con que se han venido reprimiendo las ansias de libertad de los pueblos latinoamericanos. Pero adem?s de esa forma pol?tico-econ?mico-militar de dominaci?n, hay una que causa a?n m?s dolor, que es m?s impresionante. Y es el narcotr?fico.
El narcotr?fico creo que hay que verlo desde la ?ptica de la dominaci?n cultural que se nos ha impuesto, que ha ejercido y ejerce el imperio sobre un sector de la poblaci?n de Am?rica Latina.
En los distintos pueblos de la regi?n -y me voy a enfocar sobretodo en Colombia, que es lo que m?s conozco, pero esto tambi?n es v?lido para otras regiones latinoamericanas- la misma necesidad de sobrevivencia lleva a las poblaciones a buscar cualquier forma de vida ante la falta cr?nica de oportunidades, de empleo.
Me apuro a aclarar lo siguiente: la industria del narcotr?fico no la dominan los capos colombianos ni los capos mexicanos. La industria del narcotr?fico est? en Washington, est? en Estados Unidos. El mayor lavado de d?lares lo hacen grandes bancos estadounidenses. De eso hay sobradas evidencias, y no viene al caso ahora empezar a mostrar cifras. Pero baste decir solamente que estamos ante uno de los grandes negocios del mundo, enorme, a la par del petr?leo.
Junto a esas fortunas fabulosas que crea el narcotr?fico va el problema de la deshumanizaci?n de la gente que se liga a este fen?meno. A trav?s de la b?squeda de esas fortunas, que en realidad es para la gran mayor?a de quienes est?n en este campo un objeto inalcanzable, a trav?s de esa b?squeda casi imposible vemos los grados de deshumanizaci?n y degradaci?n m?s grande que uno pueda imaginarse.
En cierta forma podemos decir que el narcotr?fico es la historia de las vidas cortas. Todos los que se ligan a ?l saben que tienen vidas cortas por delante, sea la mula, el sicario, el capo. Todas las cadenas de las mafias que est?n en el negocio son muy cortas, siempre con los d?as contados. El vendedor callejero al detal termina cayendo preso r?pidamente, la mula hace unos cuantos viajes y se le termina su carrera. Todos los que est?n implicados en el negocio terminan mal muy r?pidamente; esa es la cruda realidad, y no esa imagen un tanto estereotipada de los grandes traficantes ostentosos con sus cadenas de oro y joyas, viviendo en casas con grifer?a de oro y yacuzzis enchapados en oro.
Esa es la visi?n que se suele transmitir cuando se habla del narcotr?fico; pero la realidad verdaderamente es otra. Es una historia s?rdida de sufrimiento, de dolor, muy corta.
Por ejemplo, la mujer colombiana pobre, que no tiene ning?n recurso y que termina prestando su vientre para transportar 90 dediles de 10 gramos cada uno, es decir: casi un kilo de coca?na, para llevarlos a Estados Unidos por unos cuantos d?lares. Esa mujer, que est? siempre al borde de la muerte si se le revienta un dedil, o est? al borde que la detengan y se le termina su carrera, tiene una vida corta y no hace ninguna gran fortuna.
Y esa es la realidad de la gente que forma las filas del narcotr?fico: gente pobre, sin salida, que se presta a cualquier cosa para m?gicamente solucionar su vida. Pero que no la soluciona; que en poco tiempo, por el contrario, termina su vida, porque o la detienen, o porque muere por sus mismas condiciones de vida. Son vidas cortas, muy cortas.
Por otro lado, veamos la vida del sicario, la vida del joven al que preparan para matar, y al que le prometen una gran cantidad de dinero para matar por encargo. Esa tambi?n es una vida corta. Muchas veces las mismas mafias terminan mat?ndolos para no pagarle lo prometido.
No hay futuro con esas soluciones pretendidamente m?gicas. Son salidas muy cortas, que se acaban muy r?pidamente, un a?o, dos quiz?. Y con el capo pasa otro tanto: son vidas siempre muy cortas, de no m?s de cinco a?os. O terminan presos o muertos, pero siempre son historias muy cortas. En todos los niveles del narcotr?fico pasa lo mismo: son historias ef?meras, y es mentira que todos hacen fortuna.

Argenpress: Hay una imagen estereotipada respecto a los narcotraficantes en Latinoam?rica; pero contrariamente a esta opulencia con la que suele present?rselos, entonces: ?qui?n hace el verdadero negocio con todo esto? ?Qu? hay m?s all? del ?show? medi?tico con que se nos muestra el fen?meno?

R.M. Es que el negocio como tal nace y lo hace el imperio. ?D?nde se da el verdadero consumo de drogas? En los pa?ses del Norte. Recordemos a?os atr?s todo el tema del ?cido lis?rgico (LSD); eso nos lleg? a trav?s de ciertos valores culturales asociados al rock. Sin con esto querer decir que estamos en contra del rock, hay que ver que all? hay en juego una transculturalizaci?n. La cultura del rock nos la impuso el Norte, y junto con ella, la droga.
El tema de la coca?na ya es otra cosa. La coca como tal es una hoja medicinal que la utilizaron diversos pueblos originarios de Am?rica, como los incas, los aymaras en Bolivia. En s? mismo eso no es nocivo, para nada. El problema empieza cuando esa hoja natural se transforma en pasta b?sica y coca?na, y se comienza a comercializar como droga m?s all? del uso que ten?a en esas culturas ancestrales.
A trav?s de un proceso de transformaci?n qu?mica la hoja de coca se convierte en un producto artificial, en principio para peque?os sectores de las altas esferas econ?micas.
Se lo persigue, y eso hace subir los costos del producto, haci?ndose una mercader?a de lujo. Al prohibirlo, se lo busca, y eso trae consecuentemente un gran mercado que produce grandes ganancias.
Los factores de poder generaron este mercado de consumidores de droga, para obtener ganancias, ni m?s ni menos. El mayor productor de marihuana legal en el mundo es Estados Unidos, y en muchos estados eso es legal.
?Por qu? no es legal la marihuana que llega de Colombia? Supuestamente la persiguen, pero no as? la que se produce en los Estados Unidos. Sabemos que lo prohibido siempre atrae, y gracias a ese mecanismo el producto prohibido es buscado, y como ley econ?mica sabemos que la demanda hace subir los precios.
El narcotr?fico, en definitiva, es un gran plan de comercializaci?n de un producto prohibido que deja enormes ganancias, m?s que nada al Norte. Las ganancias que vienen hacia el Sur son muy pocas realmente, es lo m?nimo. Se realza la figura de los capos latinoamericanos como grandes magnates para ocultar las ganancias que en verdad quedan en el Norte. Por eso se han construido esos mitos aqu?.

Argenpress: Se suele mostrar al narcotr?fico como un demonio que se ha ido de las manos, algo que corroe los cimientos de las sociedades, que est? fuera de control. Pero entonces, ?no es esa la realidad?

R.M. Es cierto, se muestra esa imagen, pero la cuesti?n real no es as?. El narcotr?fico est? todo fr?amente calculado. Es un negocio que est? fr?amente manejado, como cualquier negocio. Pero adem?s, retomando lo que dec?amos al inicio, no hay olvidar que en todo esto hay pol?ticas imperiales de dominaci?n mundial.
A trav?s de la supuesta lucha contra el narcotr?fico se han venido haciendo intervenciones militares en los pa?ses productores de hoja de coca y donde la misma se elabora; pero ah? hay una pol?tica igualmente calculada: es una pol?tica de dominaci?n del gobierno de Estados Unidos, ah? hay una iniciativa de hegemon?a internacional y para nada el asunto est? fuera de control. Al contrario: est? totalmente controlado.
Vamos a meternos con un tema espinoso: el actual presidente de Colombia, Alvaro Uribe V?lez, es un de los grandes capos del narcotr?fico de ese pa?s. Cuando era director de Aeron?utica Civil facilit? a las mafias cantidad de pistas de aterrizaje para que operaran con total impunidad. Quiero decir con esto que all? no hay algo que se fue de control sino que son pol?ticas dise?adas para dominar un pa?s, todo muy bien planificado, calculado.
Imagen
Con el supuesto ?nimo de combatir el narcotr?fico se elabor? el Plan Colombia, se elabor? el Plan Patriota, que no son sino estrategias para combatir a una fuerza armada irregular como son las FARC. Esa es la verdadera situaci?n, y no el combate al tr?fico de drogas. El cultivo de coca, en Colombia, ha aumentado desde que se implement? el Plan Colombia.
La cantidad de coca que ingresa a Estados Unidos crece diariamente. ?Por favor! ?De d?nde sacaron que hay un combate al narcotr?fico? Es simplemente agarrarnos de tontos decir que se est? persiguiendo el narcotr?fico, cuando pese a los tremendamente estrictos controles que tienen en sus fronteras, siguen entrando toneladas y toneladas de droga.
Y tambi?n hay que destacar que a trav?s de todo este campo de la droga se ha hecho igualmente una terrible transculturalizaci?n. A miles y miles de j?venes colombianos se les ha hecho perder sus valores; dada la situaci?n de pobreza cr?nica en que viven tantos colombianos, la ilusi?n de plata f?cil que da el tr?fico de drogas much?simos j?venes terminan enred?ndose en esas mara?as de las mafias. De esa forma se ha conseguido desnaturalizar profundamente la sociedad.
Cuando se habla del narcotr?fico hay una tendencia a mostrar s?lo la parte de los capos ostentosos que andan exhibiendo sus joyas y sus cadenas; pero se omite ah? toda la sordidez de esa desnaturalizaci?n, de p?rdida de valores solidarios, de violencia y ?tica de pura sobrevivencia no importa a qu? costo. ?Qu? hay detr?s del estereotipo del capo con lujos? S?lo miseria. Riquezas enormes en el Norte, y control pol?tico. Y para nosotros, en el Sur, s?lo miseria y m?s miseria, miseria humana, miseria moral. ?Qu? nos queda a nosotros? Gente muerta, gente enloquecida por la p?rdida de sus allegados. Yo soy de Medell?n; y te puedo asegurar que esa era una interesante ciudad. Pero los barrios ligados al narcotr?fico son la verdadera cara de todo el fen?meno. Ah? uno puede ver realmente la pobreza, la miseria m?s incre?ble, m?s s?rdida.

Argenpress: ?En Colombia hay problemas serios con el consumo?

R.M. No, para nada. En Colombia la dosis personal es legal. Hay propuestas viables para terminar con esto del narcotr?fico y toda la violencia que trae aparejado; y justamente, como son viables, no las han aceptado.
La soluci?n es la legalizaci?n de la droga como tal. Se estigmatiza todo el campo de la droga y del narcotr?fico, pero no se presentan soluciones; y cuando se presentan soluciones viables como la legalizaci?n, no las aceptan.
Al legalizar un producto que est? prohibido -tal como pas? con la Ley Seca a principios del siglo pasado en Estados Unidos con la mafia de Al Capone- se cae el gran negocio que mantienen esas mafias que buscan que siga siendo ilegal.
En Colombia el problema no es el consumo; lo hay, claro que s?, pero nunca con los niveles de la poblaci?n de Estados Unidos.
Las FARC hicieron la propuesta de legalizar la coca?na, en el a?o 2000. Ellos conocen muy de cerca toda esa problem?tica, sin decir que sean narcotraficantes. Conocen la situaci?n porque en su ?rea de acci?n, en el campo de Colombia junto a los campesinos que son hist?ricamente productores de cultivos como el ma?z, la yuca, la papa, tambi?n se da la coca.
Y como este cultivo es m?s rentable, los campesinos finalmente terminaron haciendo la sustituci?n de sus plantaciones tradicionales por este nuevo, que les rinde m?s. Si ese cultivo se vuelve legal, se cae su cotizaci?n, y son los que hacen el gran negocio en el Norte los que no quieren eso. Por ello se mantiene ilegal, y como van las cosas, se va a seguir manteniendo ilegal.
La despenalizaci?n contribuir?a a que se acabe ese negocio, y por supuesto esos grandes poderes no lo van a permitir. Adem?s, del negocio de las drogas salen grandes sumas para operaciones encubiertas, como fue el caso de la contra nicarag?ense. Es decir: hay demasiados intereses creados para que todo este negocio siga. Hay que enfocarlo sin perder nunca de vista la geoestrategia en juego.
El narcotr?fico sirve para eso, por eso no lo quieren terminar. Lo pueden presentar como un problema de orden p?blico, pero por debajo se juegan grandes pol?ticas que no se van a terminar en lo inmediato.
Habl?bamos hace un rato del terrorismo isl?mico equipar?ndolo al narcotr?fico; bueno, es cierto. Se usa de esa manera, para crear mensajes medi?ticos. Antes el fantasma era ?comunismo?; ahora se puede llamar ?islamismo?, o ?narcotr?fico? o ?Ch?vez?.

Argenpress: Es decir que el tema del consumo espec?fico puede ser abordado en t?rminos de salud, como problema biom?dico-psicol?gico. Pero el tema del narcotr?fico no, es del orden de la geopol?tica, ?verdad? Ahora bien: ?esta geoestrategia es particular de Washington, o participan tambi?n en ella otros factores de poder como la Uni?n Europea y Jap?n?

En realidad el negocio se maneja b?sicamente desde Estados Unidos, pero los grandes capitales est?n totalmente transnacionalizados, est?n por todas partes. De todos modos son capitales de Estados Unidos y es su pol?tica imperial la que se impone a nivel mundial en todo esto del narcotr?fico. Eso no se ve s?lo en Am?rica Latina, sucede tambi?n en otras partes del mundo.
En Afganist?n, por ejemplo, que es el principal productor mundial de amapola para elaborar la hero?na, tambi?n est? la mano del imperio manejando con esta estrategia del narcotr?fico; primero, porque es buen negocio, y adem?s, porque de esa manera est? metido y manejando un recurso tan importante como es el gas, b?sico para su pol?tica energ?tica.
Es decir que con la excusa del combate contra el narcotr?fico se meten y pueden controlar desde dentro de los pa?ses todo lo que pasa ah? y a su alrededor, tal como es el caso de Colombia, que en realidad es una base para controlar la Revoluci?n Bolivariana en Venezuela.
En s?ntesis: el narcotr?fico sirve a los grandes capitales, pero m?s a?n a la pol?tica que traza Washington como gran potencia unipolar en su inter?s por seguir preservando su lugar intocable. Sabemos que el imperio est? entrando en crisis, pero no va dejar todo as? r?pidamente. Para seguir manejando las cosas con su pol?tica de dominaci?n global, para eso usa el narcotr?fico.

Argenpress: Sabiendo entonces que el mundo de las drogas es algo manejado por los mismos actores que deciden las deudas externas de los pa?ses, y las guerras; sabiendo que no es simplemente un problema de salud p?blica ?qu? podemos hacer los ciudadanos de a pie para enfrentar todo eso?

R.M. Creo que hay que empezar por crear conciencia. Tener una cultura propia. El imperio nos controla de diferentes maneras, y tambi?n por medio de esta imposici?n cultural que es la droga. Nos vendieron la sociedad estadounidense como perfecta, donde se consigue todo, donde hay abundancia perpetua; pero en realidad es el peor modelo de sociedad que podamos imaginar.
Para poder enfrentarnos realmente a esta estrategia del narcotr?fico que nos impone el imperio tenemos que empezar por rescatar lo nuestro, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia. No es s?lo un problema de salud p?blica; as? no lo vamos a poder enfrentar. Hay que verlo como problema geopol?tico, como arma para dominarnos que nos pone el imperio, con muchas facetas, sin dudas.
La legalizaci?n es la clave fundamental para cambiar todo esto; si lo sacamos de su lugar de prohibido, va a bajar mucho el consumo, y se va a terminar toda la delincuencia y la violencia que acompa?a al fen?meno.
El narcotr?fico se presenta como una posibilidad r?pida de resolver los problemas econ?micos; pero eso es absurdo. Ese es un mundo dentro del mundo, es una fantas?a, y su realidad descarnada es la violencia, la muerte, la p?rdida de humanizaci?n.
Se presenta el mundo s?lo desde la ?ptica de los d?lares y la vida f?cil. ?Y ese no es el mundo real! Los problemas de la vida no se pueden arreglar con la entrada a ese mundillo fantasioso de los d?lares f?ciles; eso no es soluci?n. Se necesitan pol?ticas concretas que ayuden a dignificar a la gente, en salud, en educaci?n, en vivienda. Si no, no hay salidas. La salida a trav?s del narcotr?fico lejos, muy lejos est? de solucionar algo. La cultura que nos han vendido, de consumismo atroz, donde viene incluido tambi?n el consumo de drogas, eso no lleva a ning?n lado. Por eso repito una y mil veces: estamos en el medio de una pol?tica de dominaci?n que han creado para mantenernos maniatados.
Cuando hablan de control del narcotr?fico, eso hace re?r. Cuando antes exist?a la DEA aqu? en Venezuela se decomisaba much?simo menos droga que ahora que ya no est?. Est? la DEA y te fotograf?a todo; ?para qu?? Para tener todo controlado, as? de simple.
En Cuba hay algo emblem?tico: el caso del general Ochoa, h?roe de la guerra de Angola. Cuando se descubri? que participaba en una red de narcotr?fico, lo fusilaron. Eso fue realmente una respuesta fuerte del Estado a un problema de narcotr?fico, pero con un alto contenido pol?tico e ideol?gico.
Lo que hace la DEA no tiene nada que ver con el control. Es una pura estrategia de inteligencia, de control, de injerencia. Ahora en Venezuela vemos que se da una real pol?tica de control en la materia.
Sabemos que Venezuela se enfrenta al imperio, tiene una pol?tica de claro enfrentamiento con Estados Unidos, en todos los campos: econ?mico, pol?tico, cultural. Ahora aqu? s? se decomisa droga, porque hay un inter?s real, hay una pol?tica de Estado para enfrentar el tema.
Pero antes, cuando estaba y operaba aqu? la oficina de Washington para los narc?ticos que es la DEA, era una persecuci?n s?lo simb?lica. Por eso digo que hay que recuperar la soberan?a; es la ?nica manera de enfrentarse con la estrategia del imperio.
Una cosa es el consumo tradicional de las diferentes culturas, los hongos alucin?genos, etc., que siempre han existido. Otra cosa es esta pol?tica que nos fuerza a consumir, para tenernos controlados luego.
Para terminar, entonces: hay que entender el narcotr?fico como un gran negocio y como una pol?tica de dominaci?n, por lo que insisto entonces: la ?nica manera de terminar esto es legalizando el asunto.

Informaci?n Adicional
Tema: Situaci?n en Colombia

Añadir comentario


No se quien sea el entrevistado, pero dice muchas cosas que son ciertas, sobretodo el papel que juega EUA en el narcotrafico. Y claro que estoy de acuerdo en que la legalizacion es la salida. Pero de donde saco que las FARC no son narcotraficantes??? POR SUPUESTO QUE LO SON (apoyadas x Chavez).. eso lo sabe cualquier colombiano de bien, cualquier colombiano que no esta en la selva con un rifle ni secuestrando gente..entonces que no venga con esas jaladas.y Uribe es lo mejor que ha tenido el pais

si estamos de acuerdo que con la despenalizaci?n o la legalizaci?n se acabar?a con el negocio del narcotr?fico, entonces veamos quien est? a favor y quien en contra de acabar con el narcotr?fico...
las farc plantearon la legalizaci?n en el 2000 y uribe est? en contra de ella...
?quien est? a favor del narcotr?fico entonces?? pues claramente uribe, quien adem?s tiene antecedentes de haber esatado ligado al narcotr?fico cuando era director de aeronautica civil.
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com