contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 09 de octubre de 2006

POMADA, VINO, GALLETAS... DE COCA BUENA

Domingo, 8 de octubre de 2006
SALUD HERNANDEZ. Bogot?
El Mundo
Bajo el principio ?la coca no es coca?na como la uva no es vino?, ind?genas colombianos reivindican su derecho a comercializar productos fabricados con hojas de coca. Ya tienen nueve derivados en el mercado. La NASA ha usado alguno contra el mareo de los astronautas


Imagen
Jab?n, vino, refrescos, bebidas energ?ticas, pomadas, infusiones, galletas... La hoja de coca no es el demonio que pintan o eso aseguran quienes mejor la conocen. Una comunidad ind?gena colombiana ha emprendido una cruzada empresarial para demostrar que la planta que cultivan y mambean (mascan) desde hace miles de a?os era buena y sana hasta que el hombre occidental la convirti? en el polvo blanco por el que miles de personas mueren y matan.

?Las matas no tienen la culpa de que las utilicen para fabricar coca?na?, dice David Curtidor, responsable de comercializar vino, galletas y dem?s derivados de los cultivos de coca. Las hojas las producen los ind?genas paeces del resguardo de Calderas, situado en el municipio de Inz?, al oeste de Colombia. Se trata de peque?as huertas caseras -cada familia tiene unas cuantas matas de coca- a las que se dedican, entre el cultivo y la producci?n, unas 1.000 personas.

?Su uso entre los ind?genas como planta sagrada de valor hist?rico y curativo se remonta a siglos?, dice Curtidor, quien recuerda que la coca?na lleg? a Colombia a finales de los 70. ?La coca [esh's en el idioma nasayuwe] no es coca?na as? como la uva no es vino?, remata quien es, junto a su mujer Fabiola Pi?acu?, el alma del proyecto. El mascar?n de proa de la causa es el presidente boliviano Evo Morales, quien en septiembre se present? en la Asamblea General de Naciones Unidas blandiendo unas ramas de coca en el atril e insistiendo en el derecho de los ind?genas a sembrarlas.

Fabiola y David comenzaron su aventura de intr?pidos empresarios en 1999 con mucha ilusi?n, m?nimos recursos y la oposici?n de algunos compa?eros que ve?an en la idea un foco de problemas con los cuerpos de seguridad. Los primeros a?os no salieron del t?pico t? de coca, pero hoy, tras sortear prejuicios y obst?culos de todo tipo, ya tienen a la venta nueve productos. El ?ltimo es un vino blanco dulz?n, para aperitivo, de s?lo 10 grados, bautizado Coca Beka y hecho a base de hoja fermentada, que siguen perfeccionando porque a veces se les pica. ?Tiene la ventaja de que si se da?a el vinagre es excelente para las ensaladas?, comenta burl?n Curtidor. Se vender? a un precio equivalente a seis euros.

Este mes han sellado un acuerdo con una importante distribuidora que les permitir? dar el gran salto. Ampliar?n el negocio y conquistar?n m?s simpatizantes de su causa. ?Es un proyecto de paz y de resistencia civil contra quienes no permiten mantener costumbres ancestrales?, asegura Curtidor. ?Nuestros productos no van contra la ley, tienen propiedades nutritivas y medicinales, alivian el cansancio... Incluso la NASA ha usado algunos para combatir el mareo de sus astronautas?.

La estrella de su oferta es la Coca Sek (?sol? en nasayuwe), un refresco en cuya producci?n han invertido 30.000 euros y con el que competir?n en la gama de energ?ticos, la que est? m?s de moda en Colombia. A un precio de un euro, esperan que arrase entre los j?venes. ?Los beneficios los invertimos en educaci?n, salud y en impulsar otros proyectos de nuestras comunidades?.

No todo lo que producen llega a los estantes de los supermercados y farmacias. La pomada, por ejemplo, recomendada contra los dolores que causan las varices, el reuma y la artritis, entre otros, y que est? compuesta de coca, cannabis, romero, cal?ndula y eucalipto, no cuenta con el permiso de las autoridades sanitarias. ?Los tr?mites son demasiado costosos y largos y nuestra producci?n es peque?a, pero se vende como pan caliente porque la gente conf?a en la medicina tradicional ind?gena?, explica Fabiola.

Otro muro es el recelo con que les ven algunos empresarios. Dada la presi?n de EEUU hacia toda compa??a colombiana que tenga algo que ver con la coca, por muy remota que sea la relaci?n, hay quienes temen que les tachen de narcos. ?Tenemos que insistir en que el uso que la comunidad nasca le da a la hoja de coca es absolutamente legal y beneficioso?, alega Pi?acu?. De la gama de arom?ticas, la m?s sabrosa es la mezcla hojas trituradas de coca con frutas deshidratadas como moras, guayabas o agr?s. ?Ayuda a superar el mal de altura y relaja?, explica.

Aunque son los ?nicos ind?genas con una oferta tan amplia, hay alg?n que otro que les ara?a clientela con el mate de coca. ?Me parece bien que compitamos, que haya m?s ind?genas con iniciativas?, dice David, a sabiendas de que ser?n muy pocos los negociantes. En sus poblados de verdes monta?as no se piensa en conquistar mercados sino en seguir la senda de sus ancestros.

Añadir comentario


Rebotado
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com