contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 21 de agosto de 2006

The New York Times dice que fracas? el Plan Colombia: no baj? la oferta de coca?na en USA

The New York Times dice que No baj? la oferta de coca?na en USA
Agencia Total News
20/08/2006

Urgente24 se?ala desde hace tiempo que la realidad del combate contra el narcotr?fico es que el gramo de coca?na no aument? en las calles estadounidenses, y la sociedad debe reflexionar acerca de cu?l es la estrategia correcta. "The New York Times" editorializ? acerca de esta situaci?n.

"The New York Times" public? estad?sticas y opiniones de expertos en la lucha contra las drogas en un art?culo, titulado "La coca colombiana sobrevive los planes de USA para destruirla", alegando que el objetivo inicial del plan, cuando se inici? en el a?o 2000, era reducir los cultivos en un 50% en 5 a?os.

Pero, seg?n el diario, despu?s de 6 a?os y m?s de US$ 4.700 millones invertidos, el problema no ha cambiado.

Por un lado, dice el "Times", existen en Colombia las mismas hect?reas de coca sembrada que cuando se comenz? la masiva fumigaci?n a?rea en el a?o 2000. Peor a?n, los cultivadores han dispersado los cultivos a zonas remotas y en plantaciones peque?as, lo que hace a?n m?s dif?cil su detecci?n y destrucci?n.

Adem?s, dice el art?culo, Colombia junto a Per? y Bolivia siguen produciendo la suficiente cantidad de coca como para abastecer el mercado mundial, mientras que los precios de la coca en las calles estadounidenses siguen estables y su pureza est? subiendo, dos claros indicadores de que la disponibilidad de la droga contin?a siendo alta.

"Si fu?ramos a evaluar el Plan Colombia por sus criterios iniciales, el resultado de la lucha contra la droga ser?a dudoso, en el mejor de los casos. Podemos alterar la met?fora -estamos viendo la luz al final del t?nel, etc.- pero lo que queda finalmente son resultados descorazonadores a la hora de reducir la cantidad de droga que llega a USA", concluy? Rusell Crandall, ex asesor de la Casa Blanca y uno de los expertos entrevistados por el "Times".

El matutino neoyorkino tambi?n cita a fuentes de la administraci?n Bush, para los cuales la conclusi?n es diferente. De acuerdo con John Walters, zar antidrogas de USA, "en los ?ltimos 5 a?os se han comprimido los cultivos. Lo que se ve es que el tr?fico y los cultivos que quedan ahora en Colombia est?n bajo intensa presi?n".

Los funcionarios sostienen, a su vez, que la lucha contra las drogas ha debilitado a guerrillas y paramilitares, que se nutren de su tr?fico, lo cual se traduce en estabilidad para Colombia.

No coincide con la informaci?n proveniente de Colombia.

La revista EDICI?N i public? lo siguiente, hace algunos d?as, en el N? 118:

"Es incre?ble que nadie se haya dado cuenta de que en Colombia se produce mucha m?s coca?na de la que hablan los informes" dijo el vicepresidente colombiano Francisco Santos, sin ocultar su molestia, el pasado 5 de junio en una cumbre con la Polic?a Antinarc?ticos colombiana y la Agencia Antinarc?ticos de la embajada de USA, NAS.

En la reuni?n, realizada en la sede de la Vicepresidencia, Santos recibi? un informe sobre los resultados de un estudio realizado durante 14 meses por la Subdirecci?n Estrat?gica y de Investigaciones de la Direcci?n Nacional de Estupefacientes, DNE, seg?n el cual las cifras sobre producci?n de coca?na en Colombia hab?an sido mal estimadas en los ?ltimos a?os. Eso explica porqu? las estrategias dise?adas para enfrentar el fen?meno no produjo los resultados esperados y el negocio se encuentra tanto o m?s floreciente que antes.

En la cumbre participaron seis funcionarios de primera l?nea de la DNE, encabezados por el subdirector Carlos Medina. ?l explic? que 20 expertos de la Direcci?n, apoyados por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, hab?an viajado a las principales zonas de producci?n de coca -Guaviare, Putumayo, Caquet?, Catatumbo, sur de Bol?var, Sierra Nevada de Santa Marta, Meta y la regi?n Pac?fico, entre otras- para medir el rendimiento de las cosechas cocaleras.

?Entrevistaron a 1.389 cultivadores de hoja de coca y practicaron pruebas de cosecha en 463 lotes sembrados -cont? Medina-. Y descubrieron que la productividad de la mata de coca era muy superior a lo que se cre?a?. Adem?s, explic? que en Guaviare, Meta y Catatumbo los narcotraficantes hab?an tecnificado las cosechas y que por eso lograban sacar m?s de seis al a?o, cuando la cifra estimada era de cuatro.

?En Colombia, en las 85.750 hect?reas sembradas de hoja de coca producen anualmente 776 toneladas m?tricas de coca?na, 279 toneladas m?s de las que estimaba la Polic?a y 231 m?s que las que USA ten?a en sus c?lculos?, dijo Medina.

El an?lisis de los datos plantea interrogantes sobre la efectividad de la fumigaci?n con glifosato y, adem?s, desvirt?a el argumento de las autoridades antinarc?ticos seg?n el cual la droga que exportan los narcotraficantes proviene de stocks o existencias de coca?na que tienen guardadas en diferentes lugares del pa?s. ?Los narcos no necesitan guardar coca porque el mercado les exige coca y m?s coca?, dijo el funcionario.

LA POL?MICA

Las conclusiones del estudio, que los funcionarios de la DNE presentaron sobre la realidad de los cultivos il?citos en Colombia provocaron conmoci?n gubernamental.

Un coronel de la Direcci?n Antinarc?ticos de la Polic?a, pidi? permiso al general Jorge Bar?n Leguizam?n, Comandante de dicha Direcci?n, y dijo: ?Los datos del informe de la DNE son diferentes en todo a los que la Polic?a maneja. Es necesario estudiarlos con mayor detenimiento antes de producir conclusiones?.

Acto seguido, otro de los asistentes sugiri? que un laboratorio especializado analizara las hojas de coca que hab?a examinado la DNE para establecer si el rendimiento de la mata era tan alto como dec?a el estudio.

Para responder a las objeciones, Medina explic? que la metodolog?a utilizada en el estudio hab?a sido aplicada en 40 pa?ses y que ten?a el aval de Naciones Unidas y el Departamento de Agricultura de USA.

El vicepresidente Santos concluy? la reuni?n diciendo que hab?a llegado el momento de trazar una pol?tica m?s efectiva contra las drogas. ?Mu?vanse, se?ores -les dijo-. Las cifras son contundentes, que no se diga ahora que el estudio est? mal hecho porque fue realizado por colombianos?.

D?as m?s tarde el estudio fue presentado al ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega; al director de la Polic?a, general Jorge Daniel Castro, y a otros funcionarios de la Embajada de USA.

En esas presentaciones, los funcionarios de la DNE explicaron que, seg?n el Sistema Integrado de Monitoreos de Cultivos Il?citos, Simci, en 2005 fueron detectadas 85.750 hect?reas sembradas de coca que produjeron cerca de 567.400 toneladas de hoja para procesar y que, seg?n las conclusiones del estudio de la DNE, los narcotraficantes hab?an sacado 776 toneladas de coca?na de primera calidad.

Las conclusiones del estudio de la DNE dejaron inc?modas a algunas autoridades encargadas de combatir el narcotr?fico porque se puso en tela de juicio el trabajo de un equipo de gente que funciona en la Embajada estadounidense, cuya misi?n es medir la producci?n del alcaloide, y que a finales del a?o pasado produjo un informe seg?n el cual en Colombia fueron producidas 545 toneladas de coca?na, es decir, 231 menos de las estimadas por la DNE.
Por su parte, la cifra de la Polic?a Antinarc?ticos fue de 497 toneladas, 279 menos que las de la DNE. Cada tonelada es mucho dinero y hay cientos de toneladas de diferencia.

Seg?n la Polic?a Antinarc?ticos colombiana, en 2000 hab?a 163.289 hect?reas sembradas de coca y cinco a?os m?s tarde la cifra hab?a ca?do a 85.750 hect?reas como consecuencia del ?xito de los programas de erradicaci?n manual y a?rea. Y en cuanto a los decomisos, en 2002 cayeron 81 toneladas y en 2005 el n?mero subi? a 169.

Sin embargo, los expertos de la DNE consideran que estas cifras no guardan relaci?n con un indicador clave: el precio del kilo de coca en USA y Europa ?US$ 35.000 y ? 50.000-, se mantiene estable, y la calidad del alcaloide, no se ha deteriorado.

?Era una suspicacia obvia -asegur? a Juan Carlos Vives, director de la DNE, quien renunci? a su cargo poco despu?s-. Si la droga era atacada desde las cosechas hasta su distribuci?n y los precios en el exterior continuaban estables, era porque segu?a saliendo mucha droga?.

De esto surgi? la necesidad de adelantar el estudio que hoy le causa tanto escozor a las autoridades antinarc?ticos porque arroja resultados que cuestionan sus cifras. Mientras ellas calculan que en 2003 la producci?n de coca fue de 500 toneladas y en 2004 de 464 toneladas, la DNE dice que en realidad fueron 776 toneladas y 728 toneladas, respectivamente.

?M?s all? de las cifras, el estudio de la DNE es razonable si se tiene en cuenta que la movilidad de la oferta es muy grande en Colombia, y que hay nuevos escenarios donde las variedades presentan una mayor productividad?, sostiene Camilo Echand?a, analista del conflicto interno y el narcotr?fico.

El analista Alfredo Rangel coincidi?: ?El informe es preocupante pero ojal? no ocurra, como con otros an?lisis, que no han tenido impacto en el Gobierno o en las instituciones que luchan contra este flagelo?.

El Director de la Polic?a Antinarc?ticos, general Jorge Bar?n Leguizam?n, reconoci? que los organismos encargados de enfrentar el narcotr?fico deben ser m?s creativos. ?Seg?n el estudio de la DNE se recogen m?s de tres cosechas al a?o en algunas regiones y aunque estamos haciendo una o dos aspersiones por zona, todo indica que debemos redoblar esfuerzos?.

Adem?s, asegur? que el Gobierno eval?a la posibilidad de crear una base m?vil de aspersi?n a?rea financiada con recursos del presupuesto nacional, y que USA estar?a dispuesto a ampliar el n?mero de horas de vuelo de los aviones que participan en el Plan Colombia.

Los resultados del informe de la DNE son un argumento m?s para quienes sostienen que, pese a los esfuerzos y los recursos invertidos en los programas de erradicaci?n de cultivos il?citos, el problema de la coca sigue adelante. ?Las razones? Los cultivos est?n extendi?ndose a zonas nuevas o volviendo a las que hab?an sido despejadas; los cultivadores est?n adapt?ndose a las nuevas condiciones que crea la fumigaci?n y cultivan parcelas m?s peque?as con cepas m?s productivas.

En resumen, la realidad indica que la disminuci?n de la superficie cultivada no es necesariamente el indicador m?s preciso y confiable del ?xito de la pol?tica antidrogas. ?No habr? que cambiar el enfoque social del tema?


Fuente: Agencia Total News

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com