contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 23 de enero de 2006

El negocio de la coca legal

Por Mar?a Amparo Lasso*

Chicles, gaseosas, jabones y otros productos hechos con base en la hoja de coca proliferan en Los Andes. Evo Morales, quien asume el poder en Bolivia este domingo, promete catapultar el mercado l?cito de la planta. ?Lo lograr??

M?XICO.- Microempresarios de Bolivia, Per? y Colombia, quienes usan la m?tica hoja de coca para fabricar medicinas, gaseosas, jabones, chicles y otros productos, fincan sus esperanzas de negocio en un hombre: Evo Morales.

Estos peque?os emprendedores del a?n incipiente y artesanal mercado legal de la coca, satanizada por ser materia prima de la coca?na, se hab?an resignado por a?os a vender sus productos s?lo en el ?mbito local.

Ahora, est?n empe?ados en poder exportarlos y levantar algo de la alica?da econom?a campesina andina, si prospera el controvertido proyecto de despenalizaci?n internacional de la coca de Evo Morales, ind?gena aymara de 46 a?os quien asumir? la presidencia de Bolivia este domingo.

La industrializaci?n l?cita de la coca parece una apuesta arriesgada dadas las tendencias actuales en los empobrecidos Andes: cae el consumo tradicional de la planta en las nuevas generaciones ind?genas y aumenta su cultivo ilegal. Pero entre los peque?os productores persiste el optimismo.

?Debemos convencer al mundo de que la coca no es coca?na y con Morales vamos a lograrlo?, dijo a Tierram?rica David Curtidor, miembro de la reserva ind?gena nasa del sur de Colombia, que fabrica Coca Sek, una gaseosa amarilla y dulzona cuya f?rmula incluye los alcaloides de la hoja de coca.

?Nuestra gaseosa no es una droga, es ligeramente estimulante como un caf?, pero es mucho m?s saludable, por los minerales y vitaminas que contiene la coca?, explic? Curtidor v?a telef?nica desde el remoto poblado de Inz?, en las monta?as del departamento colombiano del Cauca.

Desde su lanzamiento con gran despliegue publicitario en diciembre, los ind?genas han producido unas 50 mil botellas del refresco, que se vende a 70 centavos de d?lar por unidad, y creen que tendr?a un excelente desempe?o en el mercado internacional.

La hoja de coca (Erythroxylon coca), que seg?n estudios m?dicos tiene propiedades nutritivas comparables a las de la leche y la carne, es masticada con fines terap?uticos y religiosos por ind?genas andinos hace miles de a?os y su uso tradicional es legal en la zona.

Pero sigue figurando desde los a?os 60 en una lista de sustancias prohibidas de la Organizaci?n de las Naciones Unidas (ONU) que limita severamente su comercio internacional, mientras su cultivo alimenta el multimillonario negocio il?cito del narcotr?fico.

La promesa de borrar la hoja de esa lista negra y de revertir la pol?tica estadounidense de ?coca cero?, es decir de erradicaci?n forzosa de cultivos, fue central en la campa?a de Morales, quien gan? la presidencia con un arrollador 53,7 por ciento de los votos.

Morales migr? a la regi?n tropical de El Chapare en los a?os 80, donde lider? a los campesinos cocaleros hasta convertirlos en el sector social m?s poderoso del pa?s, aglutinado en el partido Movimiento al Socialismo (MAS), que a la postre lo llev? a la silla presidencial.

Ahora busca expandir el ?rea de cultivos legales de coca en Bolivia, fijada en 12 mil hect?reas, que son insuficientes para abastecer la demanda local, seg?n los cultivadores.

Se calcula que las otras 14 mil hect?reas (de un total anual de 26 mil) van a parar a manos de los narcotraficantes.

Aunque Morales se apresur? a aclarar que su propuesta ?es no cero coca, pero s? cero narcotr?fico?, incluso analistas estadounidenses partidarios de la coca legal califican su iniciativa como una ?bofetada a la pol?tica antidrogas? de la administraci?n de George Bush y auguran una ruta de colisi?n entre ambos gobiernos.

?La hora del mercado legal de la coca ya lleg?, y s? es una alternativa porque no hay otros productos agr?colas que tengan salida al exterior?, dijo a Tierram?rica Bruce Bagley, experto en narcotr?fico de la Universidad de Miami.

?Sin embargo, estamos frente a un gobierno muy conservador en Estados Unidos, que no se plantea innovar su pol?tica antidrogas, y no creo que va a tolerar el desaf?o de Morales?, se?al?.

Los peque?os productores, castigados por a?os de fallidos programas de desarrollo agr?cola alternativo auspiciados por Estados Unidos, creen que la propuesta boliviana podr?a tener un efecto domin? positivo en Los Andes, que beneficiar? a todos.

?Cada kilogramo de hoja de coca que sale al mercado legal es uno menos para los narcotraficantes?, consider? Curtidor, el fabricador de Coca Sek.

Esa es la apuesta de la Empresa Nacional de la Coca (Enaco), que monopoliza la comercializaci?n de la planta en Per?, donde el consumo tradicional absorbe s?lo nueve mil de las 110 mil toneladas que se cultivan cada a?o.

Los productores de las conocidas ?cocalletas? o de otro producto popular, la bebida energ?tica Vortex, deben adquirir la hoja de coca en Enaco, que la revende tras comprarla a los cultivadores. Este a?o, la empresa, que tambi?n fabrica y exporta, comprar? la cifra r?cord de cinco mil toneladas a los campesinos.

Seg?n la presidenta del directorio de Enaco, Lida Mar?n, sus productos son apetecidos en el exterior. A fines de este mes comenzar?n a exportar por primera vez a Sud?frica 153 mil sobres de t? de coca, por un monto de 85 mil d?lares.

Mar?n inform? a Tierram?rica que Enaco tambi?n exporta a Jap?n y B?lgica unos 300 gramos anuales de clorhidrato de coca?na con fines medicinales, y confirm? un secreto a voces: su empresa vende hoja de coca a la poderosa transnacional Coca Cola, a trav?s de la estadounidense Stepan Company, con sede en Nueva Jersey, que adquiere unas 145 toneladas del insumo al a?o.

El dinamismo del negocio depender? del mercado, no del Estado, seg?n Mar?n. ?Los consumidores ser?n quienes dicten si una pasta dental o un jab?n de coca gusta o no?, dijo.

Pero la precariedad de la producci?n, a veces experimental y espor?dica, condena al fracaso a muchos fabricantes artesanales y tambi?n a empresas medianas. Es el caso de la lime?a Kokka Royal Food, productora con capitales espa?oles de la publicitada bebida K-Drink, que debi? cerrar puertas a mediados de 2005.

Muchos dudan que la coca legal sea una alternativa al narcotr?fico. Enaco paga 1,4 d?lares por kilogramo de la planta, contra los cinco d?lares de los narcotraficantes. ?Simplemente no podemos competir en precio?, admiti? Nelson Larrea, director de Enaco.

A lo ancho de Los Andes se registra un constante aumento de los cultivos il?citos, incluso en Colombia, el mayor exportador global de coca?na. Seg?n el Departamento de Estado (canciller?a estadounidense), los cultivos colombianos no se redujeron en 2004, pese a la agresiva fumigaci?n a?rea.

En Bolivia la producci?n de coca?na aument? 35 por ciento y en Per? 23 por ciento entre 2003 y 2004, seg?n la ONU.

Algunos analistas advierten que los politizados cultivadores andinos inflan las cifras de coca destinada al consumo tradicional. En Bolivia, unas cinco mil hect?reas son m?s que suficientes para satisfacer la demanda legal real (la ley permite ahora doce mil), calcula Franklin Alcaraz, director del Centro Latinoamericano de Investigaci?n Cient?fica (Celin).

Si el cultivo excedente es tan alto y a?n as? se expande, como apuesta Morales, hay que contar con que se dispare el contrabando il?cito, muy dif?cil de controlar dada la fragilidad institucional en Los Andes.

En este panorama adverso, Morales impulsar? negociaciones para que la cuarta reuni?n de la Convenci?n de Viena de la ONU en 2008 retire la coca de la lista de sustancias il?citas. Muchos analistas son esc?pticos, porque se trata de lograr un consenso global, ni m?s ni menos.

?No ser? posible (lograrlo), ni siquiera hay acuerdo m?nimo sobre los beneficios a la salud de la hoja de coca?, dijo Alcaraz. ?Las posibilidades son extremadamente remotas. En 2008 seguir? en el poder en Washington el presidente Bush y va a usar todas sus palancas para evitar una despenalizaci?n?, opin? Bagley.


* Directora editorial de Tierram?rica. Con aporte de Jos? Luis Alc?zar (Bolivia).



http://www.tierramerica.net/2006/0121/articulo.shtml

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com