contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 19 de diciembre de 2005

Coca y Corrupci?n

Otro fruto de la coca: corrupci?n?, dicen varios avisos publicitarios en las principales avenidas de Lima, que muestran una foto de alguien meti?ndose varios d?lares al bolsillo. La publicidad es enga?osa, puesto que la palabra ?coca? es utilizada con ambig?edad. Coca es la hoja de coca, que no es droga. Pero ah? se refieren a la droga: coca y clorhidrato de coca?na, son lo mismo para ellos, son droga.

La corrupci?n se ha convertido casi en un mecanismo de funcionamiento del sistema criollo-capitalista en varios pa?ses latinoamericanos y ello cala, no s?lo a nivel estructural, sino tambi?n en la vida cotidiana. As? como se realizan lobbies pagando coimas para que los congresistas aprueben leyes que favorezcan a determinadas empresas, por ejemplo, tambi?n los propios ciudadanos nos hemos acostumbrado a ?comprarle una coca-colita? al trabajador de alguna instituci?n p?blica para que nos ?agilice? nuestros tr?mites.

La corrupci?n, entonces, no es ?un fruto? de alguna plantita, como nos quieren hacer creer. La corrupci?n es un fen?meno cultural, que puede llegar a grandes proporciones cuando se trata de un poder econ?mico y/o pol?tico importante. Un ejemplo de esos poderes son los gobiernos estadounidense y los de los pa?ses productores de hoja de coca.

La hoja de coca contiene otros 13 alcaloides aparte de la coca?na, adem?s de las vitaminas, minerales, calcio, prote?nas y otros nutrientes. Para la elaboraci?n del clorhidrato de coca?na s?lo se extrae la coca?na (que es tan poca en cada hoja, que se necesitan miles de hojas para lograr una cantidad suficiente de coca?na) y se mezcla con otros elementos, como el ?cido sulf?rico, ?cido clorh?drico, kerosene, etc. Entonces, la hoja de coca puede tener diversos usos, no s?lo el de elaboraci?n de droga, al igual que los otros elementos que integran el clorhidrato de coca?na. ?Por qu? entonces se proh?be y se persigue la hoja de coca y no el resto de ingredientes que ingresan a las pozas de maceraci?n? Simplemente porque la hoja de coca constituye un gran potencial para la industria medicinal y nutricional, y s?lo crece en nuestras tierras. La hoja de coca podr?a convertirse en un ?cultivo de bandera? que ayude a sacar a miles de campesinos de la pobreza. El problema para los gobiernos mafiosos es que, si esto sucede, el narcotr?fico ya no ser?a una actividad rentable.

S?, nuestros gobiernos est?n fuertemente relacionados al narcotr?fico. Ah? est?n los testimonios de ?el Vaticano? para demostrar sus v?nculos con Montesinos (protegido, hasta que ya no se pudo m?s, por la CIA) y, el caso m?s escandaloso, los testimonios que aseguran que Zevallos regalaba pasajes a varios pol?ticos durante sus campa?as electorales, inclusive. Asimismo, como en la ?poca de Capone, Estados Unidos prohibi? el alcohol para favorecer el enriquecimiento de la mafia, ahora proh?be la hoja de coca con el argumento de que as? derrotar?n al narcotr?fico. Qu? parad?jico: atacar al narcotr?fico prohibiendo s?lo uno de los ingredientes de la droga (que, sin embargo, es utilizado por el producto de bandera gringo: La Coca Cola) y sin hacer nada por reducir la demanda tan creciente en ese pa?s.

La corrupci?n, entonces, es un fen?meno inherente al poder econ?mico y pol?tico que, a lo largo de la historia, ha ido vali?ndose de diversas formas de crear sus mafias. Esta vez, la hoja de coca es una v?ctima de estos poderes y, con ella, los cultivadores pobres y nosotros, que no podemos favorecernos del potencial alimenticio que esta hoja contiene.

Los productos que elaboramos en base a la hoja de coca constituyen un acto pol?tico de desenmascaramiento de la gran mentira que se fabrica alrededor de ella desde los agentes corruptos y mafiosos de nuestros Estados y del gringo. Un queque, una galleta, hechos en base a hoja de coca, te alimenta y no te droga, como dicen ellos.
??Pru?balos ... y Compru?balo!!

La Coca Loca Company

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com