contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

lunes, 09 de octubre de 2006
Hernando Vanegas Toloza y Martin Hierro
Rebelión
09-10-2006

La hoja de coca es a la cocaína,
lo que la uva al vino,
y lo que la caña de azúcar es al alcohol.


Los cronistas españoles que describieron las primeras andanzas de los conquistadores escribieron páginas que mostraban las costumbres de los nativos indígenas. Uno de ellos señalaba: «En ciertos valles entre las montañas, el calor es maravilloso y allí crece una hierba llamada Coca, que los indígenas aprecian más que el oro y la plata, la virtud de esta hierba es que cualquier hombre que tenga esas hojas en la boca, no padece de hambre ni de sed.» 1

«...en el Perú en todo él se usó y usa traer esta coca en la boca y desde la mañana hasta que se van a dormir la traen, sin echarla de ella.» 2 Lo cual demuestra que la utilización de la hoja de coca por parte de nuestros indígenas es milenaria (más de 4.000 años) y su uso es un uso tradicional. 3 La hoja de coca la utiliza el indígena para muchas cosas, entre los que mencionamos como forma de mitigar el hambre y el cansancio, como medicamento, como elemento para las sesiones adivinatorias de los mamos, etc. Es de resaltar que la hoja de coca la mascan sólo los hombres adultos y el acto de hacerlo es denominado «poporear». El poporo es un calabazito seco al que se le saca lo de adentro por una boquita que le hacen, y en él echan caracuchas de mar, molidas. El indígena varón a cierta edad es preparado por el «Mamo» (especie de sacerdote, médico, autoridad, consejero) durante varios días, días y noches, en ayuno total, a excepción del agua, y con baños en los pozos de las quebradas de agua fría a las 12 de la noche para purificar su alma y su cuerpo. Si pasa la prueba el mamo le entrega un poporo completo, también recibe el «ayo», que es la hoja de coca tostada, que ellos cargan en una mochilita especial que va dentro de la mochila o tutu más grande que cargan terciada al hombro. La mujer hace las tutu (mochilas), tuesta el ayo, entre varias de sus funciones. El indígena al encontrarse con otro no se saludan de mano, como nosotros, si no que hacen un intercambio de ayo, abren las bocas de las mochilitas y allí se echan un puñado de hojas de coca. Esas hojas las mascan y con el palito del poporo humedecido en la boca se van poniendo en ésta el polvo de caracuchas. Esta mezcla evita el cansancio, el hambre, y es usada también para mambear, o sea, adivinar el porvenir, acompañado de ron. La saliva -mezcla de coca y polvo que queda en el palito- la van sobando en la cabeza del calabacito y con la cristalización de ésta, le van dando la forma que quiere el indígena, redonda, cuadrada, ancha, delgada, en fin; también el poporo tiene una connotación sexual ya que representa el útero de la mujer y el palito el pene, y se lo entregan al indígena cuando se hace hombre. Ese día el mamo le entrega también una mujer- casi siempre son veteranas sin marido- para que ella le enseñe los secretos del sexo. El indígena decide más adelante si sigue viviendo con ella, o si se consigue otra esposa, o si se consigue otra y vive con las dos. Según la lengua arhuaca el hombre es el Teti, la mujer es la guati y los niños los gamasinos.

Poporeando

El «mamo» en sus sesiones adivinatorias utiliza el «ayo». Estas sesiones las realiza en una cueva, y todos los mamos realizan al tiempo estas sesiones en las noches de cuarto menguante. Están acompañados por una fogata encendida toda la noche, poporeando y tomando tragos de ron blanco, que escupen una parte al fuego. Entrelazan, si es posible decirlo así, todas sus energías mentales-corporales, formando un todo con la energía del fuego encendido en la cueva, con la de las estrellas, la luna y el Cosmos. Entran en una especie de trance que les permite no sólo hablar con los muertos sino predecir el porvenir de su tribu y de todos sus integrantes. Cada Mamo tiene su cueva, ubicada siempre en uno de los sitios más altos de la región, y desde allí realiza su sesión adivinatoria, poporeando durante toda la noche, las noches necesarias. Así vislumbran el porvenir de su comunidad y las de todos y cada uno de sus integrantes.

La mata de coca

Los orígenes más lejanos de la coca se remontan a los comienzos del período post-glaciar. En las tradiciones andinas se indica su origen sobrenatural. Es un don del dios Sol a los hombres para aliviar el hambre y la fatiga.
La Coca (Erytroxilum coca) es un arbusto de origen amazónico cuyo hábitat son los valles calientes y húmedos entre 1.000 y 2.000 metros de altura. Ha sido investigada desde la llegada de los españoles y quizá la obra más completa sobre el estudio de la coca se realizó en 1901 por William Goleen Mortimer, médico estadounidense que sistematizó todos los conocimientos existentes acerca de la coca en su obra «Perú: A History of Coca», reeditada en 1974 con el título «History of Coca, the Divine Plant of the Incas». 4

Compuestos químicos naturales de la hoja de coca.

La hoja de Coca (Erytroxylum novo granatense, la que se cultiva en Colombia), aparte de poseer 14 alcaloides naturales, posee vitaminas, proteínas, fibras, calorías y una gran proporción de calcio, hierro y fósforo, que hacen de ella el producto vivo más completo de la Madre-Tierra. Estos son sus alcaloides:

Cocaína: Es el éster metálico de la benzoilegonina, tiene propiedades anestésicas y analgésicas.
Egonina: Es un derivado carboxilado de la atropina (utilizado como medicamento en anestesia y en emergencias y cuidados intensivos), tiene propiedades de metabolizar las grasas y glúcidos, carbohidratos, y adelgazar la sangre.
Atropina: O escopolamina, es una sustancia que produce sequedad del árbol respiratorio y actúa también sobre el corazón.
Pectina: Es absorbente y antidiarreico; junto a la vitamina E regula la producción de melanina por la piel.
Papaína: esta proteasa (que en mayor proporción contiene la papaya) es muy parecida en su estructura a la catepsina animal, es un fermento que acelera la digestión.
Higrina: excita las glándulas salivares cunado hay deficiencia de oxígeno en el ambiente.
Globulina: es un cardiotónico que regula la carencia de oxígeno en el ambiente mejorando la circulación sanguínea, evita el «soroche » (mal de altura o también llamado mal de la montaña).
Pyridina: Acelera la formación y funcionamiento del cerebro, aumenta la irrigación sanguínea a la hipófisis y las glándulas.
Quinolina: Evita la formación de caries dental junto con el fósforo y el calcio.
Conina: Es un anestésico poderoso.
Cocamina: Otro analgésico que junto con el anterior ayudan a la cocaína a aumentar sus propiedades.
Reserpina: Regula la presión arterial en hipo e hipertensión y ayuda a la formación de células óseas.
Benzoína: Acelera la formación de células musculares y evita la putrefacción de los alimentos, de ahí sus propiedades terapéuticas para las gastritis y las úlceras.
Inulina: Regula la secreción de la bilis y su acumulación en la vesícula, refresca y mejora el funcionamiento del hígado, equilibra la formación de melanina evitando y limpiando las manchas de la cara. Es diurético, ayuda a eliminar sustancias nocivas y tóxicas no fisiológicas. Es un polisacárido muy parecido a la vitamina B 12, que produce un aumento en las células de la sangre.
Estos 14 alcaloides, los aminoácidos que contiene, los ácidos y las vitaminas A, B1, C y E, la tiramina, niacina y riboflavina, la convierten en la planta más completa del universo en Nitrógeno No Proteínico, que es lo que elimina toxinas y patologías del cuerpo humano y le proporciona dos propiedades de hidratación, obteniendo combinaciones óptimas con frutas medicinales.
De suerte que está comprobado que la hoja de coca es un alimento.

Una investigación de la Universidad de Harvard en 1975, de Messers, Duke, Olik y Plowman, «Valor nutricional de la hoja de coca», muestra que la masticación diaria de 100 gramos de hojas de coca, es equivalente a la ración alimentaria diaria, mientras 60 mgrs por día satisfacen los requerimientos de calcio.

Cada 100 gramos de hoja de coca contienen 5:

Nitrógeno total 20.06 mg.
Alcaloides totales no volátiles 0.70 mg.
Grasa 3.68 mg.
Carbohidratos 47.50 mg.
Beta caroteno 9.40 mg.
Alfa caroteno 2.76 mg.
Vitamina C .. 6.47 mg.
Vitamina E .. 40.17 mg.
Tiamina (vitamina B 1) 0.73 mg.
Riboflavina (Vitamina B 2) 0.88 mg.
Niacina (factor p.p) 8.37 mg.
Calcio 997.62 mg.
Fosfato 412.67 mg.
Potasio 1.739.33 mg.
Magnesio . 299.30 mg.
Sodio 39.41 mg.
Aluminio 17.39 mg.
Bario 6.18 mg.
Hierro 136.64 mg.
Estroncio 12.02 mg.
Boro 6.75 mg.
Cobre 1.22 mg.
Zinc 2.21 mg.
Manganeso 9.15 mg.
Cromo 0.12 mg.

En dicho estudio, se comparó el valor nutricional de la hoja de coca con cereales, vegetales y frutas que señalamos a continuación 6:

10 CEREALES
Amaranthus Caudatus, Oriza Sativa, Avena Sativa, Chenopodium Pallidicaule, Chenopodium Quinoa, Hordeum Vulgare, Sccale Cereale, Coix Lachrima Jobi, Zea Mays and Triticum Aesticum.
10 VEGETALES:
Canna Edulis, Caapsicum spp., Allium Saticum, Arracacha Xanthorriza, Ipomoca Batatas, Cyclanthera Pedata, Cucurbita Maxima, Alliem Cepa; Brasica Oleracea and Tropacolum Tuberosum, and
10 FRUTAS
Persea Americana, Ananas Cosmosus, Musa Sapientum, Cocos Nucifera, Passiflora Mollissima, Annona Cherimolia, Prunus Persica, Fregaria spp., Annona Muricata, and Ficus Carica.

La utilización actual de la hoja de coca

Del artículo «Primer estudio piscofisiológico y toxicológico de la harina de coca» del Dr. Llosa y colaboradores, extraemos textualmente: «Existen referencias que indican que desde épocas preincaicas la planta coca ha sido utilizada para una serie de actividades laborales, sociales, rituales religiosos y medicinales. Sin embargo, muy pocos saben que hace más de cien años existió un millonario imperio europeo desarrollado con la coca andina. Pero el auge comercial e industrial de la coca y su internacionalización comenzó en Europa después de 1860 en que se aisló su alcaloide cocaína, con la cual se prepararon decenas de medicinas, cremas, bebidas infusiones, lociones, pastas, harinas, alimentos, energizantes, pomadas y anestésicos que hicieron aun más famosa a la descubierta cocaína hasta que se evidenciaron reacciones tóxicas y adictivas por su mal uso o por su uso exagerado o inadecuado, por lo que la cocaína se retiró de los mercados farmacéuticos.

Decenas de productos a base de hojas de coca se vendían libremente y una gran industria y un variado e internacional comercio fue desarrollado por muchas personas, cuyas máximas expresiones fueron el famoso Vino Mariani y la bebida no alcohólica Coca Cola, que es la única sobreviviente de aquella época de oro. A más de 100 años de esa historia que parece cuento de hadas, sólo existe una tímida industria, en gran parte artesanal y limitadamente moderna industrial en Bolivia (Coincoca), Colombia (Coca Sek) y Perú, especialmente en la línea de mates y mixturas aromáticas, emolientes, galletas y golosinas diversas como caramelos y toffees, chocolates, licor de coca, cremas, jabones, lociones, bebidas energizantes harina de coca, cápsulas energizantes de coca conteniendo harina de coca micropulverizada, multicereales reportenciados con harina de coca, y últimamente un desarrollo de productos fundamentalmente a base de harina de coca. A ello hay que añadir la artesanía de joyas que utiliza hojas de coca decorativas y la industria bibliográfica sobre la coca y sus derivados. » 7

Efectos terapéuticos de la hoja de coca
Es sabido que los efectos terapéuticos de las plantas son efectos terapéuticos menores, lo cual significa que realizan su efecto benéfico por la sumatoria de los efectos terapéuticos menores de cada uno de sus componentes y por ello los efectos secundarios, o efectos colaterales, no se producen como cuando se administra un medicamento concentrado cuyo efecto terapéutico es mayor en la medida de su concentración. Ello nos permite aseverar que así como todas las proteínas son aminoácidos y no todos los aminoácidos son proteínas, así la hoja de coca contiene cocaína más sin embargo no es cocaína. La cocaína es un producto concentrado mediante reacciones químicas y tal concentración –como a todos los medicamentos- le otorga su mayor potencia, pero al tiempo también produce mayores efectos secundarios indeseables.

En consecuencia, como dijimos al principio la hoja de coca es a la cocaína, lo que la uva al vino y la caña de azúcar es al alcohol. Y nadie en la sociedad moderna actual ataca a los cultivadores de uvas ni a los de caña de azúcar, ni les fumiga sus cultivos con Glifosato enriquecido, ni los encarcela, ni los culpa de los problemas de alcoholismo de las diferentes sociedades. Si ello fuera así, veríamos los helicópteros y aviones made in USA fumigando los cultivos de Francia, Italia y España, ni qué decir de Chile y Argentina.

Además, nuestros pueblos indígenas le dan otros usos a la hoja de coca, o a la harina que algunos pueblos procesan de ella –que no es cocaína-, especialmente usos médicos. El mencionado artículo del Dr. Llosa y colaboradores manifiesta respecto de estos usos:

«Mucho se promocionan los beneficios de la harina de coca en la salud humana. Sin embargo esta nueva modalidad de usar las hojas de coca que, aunque hayan algunas menciones anecdóticas de su uso en el incanato, no ha sido estudiada adecuadamente ni con casuísticas clínica ni estadísticamente válidas. Por eso mencionamos aquí algunos datos técnicos para tomar en cuenta cuando personas no médicas recomienden el uso indiscriminado de la harina de coca, recordando sin embargo, que son muy raras las contraindicaciones del chacchado de las hojas de coca, por lo que su uso bajo la modalidad de harina de coca no debería presentar mayores problemas para la salud. El problema está en la dosificación, que en la mayoría de casos no ha sido médicamente calculada y en su administración a aquellas personas de alto riesgo, como los hipertensos descontrolados, las embarazadas, niños pequeños o personas con glaucoma y alérgicas a alguna proteína u otro componente de la coca.

Tratamiento de la adicción a cocaína y pasta de coca: hay estudios con pacientes adictos a cocaína y pasta de coca que ingieren harina de coca contenida en cápsulas de gelatina. Son los únicos tratamientos con protocolos clínicos y de laboratorio, realizados con harina de coca y publicados.

Tratamiento de la hiperactividad: no hay estudios, pero hay observaciones anecdóticas. Se está diseñando un Protocolo de investigación en adultos, pues los comentarios de los usuarios de harina de coca son favorables en la focalización de la atención laboral y académica.

Tratamiento de enfermedades infantiles: no hay estudios ni se sabe de algún Protocolo de investigación con harina de coca en niños.

Tratamiento de enfermedades de la ancianidad: no hay estudios, aunque hay muchas menciones anecdóticas, pero no existe un Protocolo de investigación en ningún aspecto de la ancianidad, como déficit de memoria o Alzheimer, en los que probablemente puedan tener efectos benéficos, tipo nicotínico.

Tratamiento de mujeres gestantes: no hay referencias ni estudios sobre uso de harina de coca en gestantes, ni durante la época de lactancia. No hay referencia de su uso en las gestantes del incanato.

Tratamiento de la osteoporosis: no hay estudios, pero hay observaciones anecdóticas. No sabemos si existe algún Protocolo de investigación en desarrollo. Sin embargo sería muy conveniente que las entidades de salud desarrollen protocolos con harina de coca, pues es la harina natural que contienen la mayor cantidad de calcio entre todas las plantas andinas.

Tratamiento de la desnutrición: no hay estudios, sino referencias anecdóticas. Debería haber estudios sobre los efectos nutritivos de la harina de coca, ya que su contenido altamente nutritivo y su buena absorción han sido demostrados en varios estudios nacionales y extranjeros.

Tratamiento de la coagulación bucal-odontológica: no hay estudios con harina de coca (*)

Tratamiento de la fatiga laboral, académica y deportiva (modulador del estrés): no hay estudios con harina de coca. Sí hay estudios con hojas de coca en actividades deportivas.

Tratamiento de los estados de ánimo (modulador): no hay estudios con harina de coca.

Tratamiento de la obesidad y bulimia: la coca, las infusiones de coca y la harina de coca controlan el apetito sin desnutrir y sus efectos son conocidos de antaño. Sin embargo no hay estudios clínicos controlados que demuestren la correcta dosificación y consecuencias hematológicas y ponderales a largo plazo.

(*). En el 2005 la odontóloga Danitza Espinoza demostró la reducción del tiempo de sangrado en las extracciones dentales aplicando paños de extractos de coca descocainizada en las encías y cavidades dentales de los pacientes. En ese caso es posible atribuir la cicatrización al tanino contenido en las hojas. Si la cicatrización se hiciese con hojas integrales, lo lógico será pensar a que se debe a los efectos vasoconstrictores de la cocaína que contienen las hojas. La harina de coca puede usarse con iguales y posiblemente mejores resultados para reducir el tiempo de sangrado en operaciones dentales, especialmente si se mezcla con una sustancia alcalina. »5

Otros usos de la hoja de coca.

Hoy nuestros indígenas utilizan «la hoja sagrada de los hijos del sol» de muchísmas maneras: En forma de Té, galletas de coca, vino de coca, pomada de coca, gaseosa de coca, incluso han comercializado una pomada de marihuana. La coca también ayuda a adelgazar de una manera saludable, combate al colesterol, no es adictiva como el café (cafeína), el alcohol (alcoholismo) y cigarrillos (nicotina). Es más, estos dos últimos matan a la gente y todos ellos no tienen ningún valor nutritivo como la coca. Esa es la coca. Nuestros indígenas no son culpables del proceso químico para convertirla a cocaína, la cual es adictiva y dañina. Eso es lo que hay que eliminar del mundo. La coca es solo coca y hay que protegerla. La coca No es cocaína.
Vivimos y soñamos juntos

« ¿Por qué los indígenas son objeto de represiones sangrientas y generan ansiedad en los poderosos por separarlos de la lucha de clases y de los movimientos de liberación de los pueblos, si los valores que representan son solamente de interés arqueológico?

Los mayas de Guatemala responden: “Nos matan porque trabajamos juntos, comemos juntos, vivimos juntos, soñamos juntos”
Entierro del líder indígena kankuamo Freddy Arias (Valledupar, Col)

Así, contra la ley capitalista de la ganancia, ellos proponen la vida compartida, la reciprocidad, la ayuda mutua, que antaño inspiró la Utopía de Tomás Moro y que hoy nos ayuda a descubrir la cara americana del socialismo, cuyas raíces más profundas se encuentran en la tradición comunitaria.

De acuerdo con la ideología hegemónica actual, el indio, el negro, el pueblo, tiene folklore, no cultura; practica supersticiones, no religiones; habla dialectos, no lenguas; hace artesanías, no arte. Y –por supuesto- usa placebos, no medicina. » 8

Bibliografía
1. Aromática de Coca Nasa Esh’s. Brochur. 2006.
2. La Crónica del Perú, Pedro Cieza de León, citado por Ana María Pérez en “Hojita de Coca”. http://www.terramistica.com.br/
3. Terrazas C. Milenaria y sagrada hoja de coca. http://www.ecoportal.net/
Lozano A. http://www.etniasdecolombia.org/medicina.asp
4. Ver “History of Coca, the Divine Plant of Incas”, en www.
5. El té de Coca. La coca no es cocaine. http://www.mamacoca.org/feb2002/informe_la_coca_no_es_cocaina.html
6. Hurtado J. Cocaine The Legend. Ver en www.cocamuseum.com/main.htm
7. Llosa T. y col. Primer estudio psicofisiológico y toxicológico de la harina de coca. 2006.
http://www.comunidadtawantinsuyu.org/news/2006/09/
8. Galeano E. Memorias del fuego.
Publicado por LaCocaLocaCompany @ 21:51
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
s?bado, 10 de mayo de 2008 | 12:16
Quisiera saber si el mate de coca está contraindicado para las personas que sufren de presión alta.
Publicado por Mily Chavez Peche
s?bado, 28 de marzo de 2009 | 10:11
Excelente el artículo que publicaron acerca de la Coca. La reseña que presentan realmente enorgullece a quienes conviven en el mismo suelo que la florece.
La transformación de ella para el uso inocuo de la población, debiera ser inminente y la desmitificación de sus componentes y atributos tendría que ser un trabajo de los sectores Educacionales para un acercamiento a lo que somos y tenemos. La Coca es Cultura.